dimarts, 20 de gener de 2009

UN HOMENATGE A ANTONIO MITADIEL. UN COMPROMIS PER LA PAU A GAZA

La muerte de Antonio Mitadiel y la brutal agresión de Israel contra el pueblo palestino me han golpeado duramente en estos días. Dos mazazos que me entristecen profundamente y que dejan marcas. Quiero, desde éste espacio, hacer un homenaje y contribuir a mantener presente a Antonio desde la acción contestando a la siguiente pregunta: ¿Qué habría hecho Mitadiel ante las nuevas agresiones israelitas? La respuesta es sencilla, denunciar y movilizarse contra la vulneración de los derechos humanos, la guerra y el genocidio en Gaza.

Todas y todos los que le hemos conocido, y compartido su amistad y compromiso social y político, sabemos que él no habría faltado a las concentraciones y que formaría parte activa de los centenares y centenares de buenas persones que en Castelldefels mantienen en alto la lucha por la paz y la solidaridad.

Juan Manuel Patón, compañero de militancia comunista de Mitadiel, dijo en el funeral, “Antonio, además de miembro de su familia y de sus amistades, además de su ámbito profesional, se sentía un trabajador, un vecino de su barrio y de su ciudad, un ciudadano de su país. Y ha actuado siempre como tal. Las cosas que ha hecho en esos aspectos expresan también su personalidad y su identidad. Creo que a Antonio le habría gustado saber que quedará en nuestro recuerdo todo lo que él ha sido, es decir, todo lo que ha hecho, no sólo en su vida privada sino también en su actividad social y política (…). Eso y otras implicaciones en la mejora de la vida de la gente de Castelldefels y más allá respondieron al mismo impulso ético que le llevó a organizarse políticamente con los comunistas y otra gente de izquierdas ya desde la transición política”.

El mejor homenaje a Antonio Mitadiel es mantener el compromiso. Hoy, especialmente, el compromiso por la paz en Gaza y contra los horrores de la guerra. És decir, un homenaje desde el recuerdo y la práctica. Como dijo Patón “Antonio siempre defendió públicamente sus ideas sin pelos en la lengua. Pero, sobre todo, además de hablar y escribir, ha actuado, ha trabajado codo con codo con sus compañeros. No ha sido de los que dicen mucho y hacen poco o nada. Son sus acciones las que le definen y marcan su personalidad de un rojo intenso”.

El poeta Miquel Martí i Pol nos dejo unas palabras que, a los que compartimos a Mitadiel, ya son realidad: “I a poc a poc esdevindràs tan nostre que no caldrà ni que parlem de tu per recordar-te; poc a poc seràs un gest, un mot, un gust, una mirada que flueix sense dir-lo ni pensar-lo”.
(Publicat a La Voz de Castelldefels)